LLEVAR TU CASCO SIN ABROCHAR PUEDE SER IGUAL A NO USARLO

LLEVAR TU CASCO SIN ABROCHAR PUEDE SER IGUAL A NO USARLO

Por comodidad, desconocimiento o poca precaución, gran porcentaje de motociclistas usa incorrectamente el casco. Pareciera que basta con ponerlo sobre la cabeza para cumplir con la medida de seguridad o evitar una multa, pero lo que de verdad importa es que nos proteja y para eso, es fundamental asegurarse de que la correa se encuentre debidamente ajustada para así evitar que el casco se mueva y no cumpla su función.

Además, existen otros factores que influyen en el desajuste del casco, algunos correspondientes al sistema de cierre y otros directamente relacionados con el modelo y la actividad que desarrolla el motero:

Sistemas de cierre

Para aprender a usar un casco, también debes prestar atención al sistema de cierre. Un casco suelto no cumple con la misión de protegerte, y sin dudas será más cómodo llevarlo ajustado, sin preocuparte por posibles movimientos durante tus recorridos.

Existen distintos tipos de cierre, unos más accesibles y fáciles de abrochar (con los guantes puestos) y  otros más seguros y ajustados:

Macho – hembra:

Aunque son más cómodos, son los menos seguros del mercado, por lo que actualmente emplean un cierre de tipo “micrométrico” utilizado en las botas de ski o snow. ¿Cómo lo ajustas? es muy simple, pasa la correa “macho” por la argolla, y cierra dejándola prisionera dentro de la hembra.

Suelen utilizarse en cascos jet y modulares.

 

 

Argolla o doble anilla:

Este sistema consiste en dos argollas desalineadas fabricadas en acero inoxidable, el cual funciona al producir un auto-bloqueo cuando se pasa la correa por una de la anillas, y se cierra al ejercer presión con la otra.

Por ello, se usa regularmente en cascos gama media- alta, ya que es más ligero y seguro, al ser poco probable que se desajuste fácilmente durante su uso.

 

 

 

Tipos de cascos

Ya te hemos hablado de la importancia de portar correctamente tu casco; pero otra historia, es elegir el casco perfecto para tus necesidades. Esta decisión es fundamental, porque podrá ayudarte a conducir seguro, portando un elemento especialmente diseñado para responder al tipo de actividad que desarrollas en tu moto.

Estos son algunos de los cascos más comunes en el mercado:

JET Su nivel de protección es muy bajo, y  ya que no cubren toda la cabeza, es necesario que prestes especial atención al momento de ajustar la correa. Algunas referencias solo poseen doble hebilla para asegurar la correa a presión.
BÁSICO O SENCILLO

Es uno de los que menos protegen, puesto que dejan la cara y la nuca al descubierto. Es recomendable solo usarlos en motos de bajo cilindraje y en desplazamientos cortos.

Por otro lado, la correa juega un papel decisivo, por lo que se debe abrochar usando adecuadamente el mecanismo de ajuste para fijar el casco al cráneo.

CROSS Por su diseño y características específicas, estos cascos emplean el sistema de cierre de argolla y son regularmente usados por deportistas profesionales.
MODULAR Brindan menores estándares de seguridad, ya que puedes convertirlo en un tipo Jet con un simple mecanismo. Además, utilizan un sistema básico de cerrado.
INTEGRAL Ofrecen mayor protección y son los más recomendados para rodar. En caso sufrir cualquier impacto, protegen perfectamente la cabeza, cara y barbilla, ya que están compuestos de una sola pieza.