¿Estás usando mal el casco? Aquí puedes descubrirlo

¿Estás usando mal el casco? Aquí puedes descubrirlo

Tanto como tu moto, el casco es tu acompañante infaltable en cada rodada. Este es un elemento de protección que, está comprobado, puede salvarte la vida. ¿Por qué? Porque impide el contacto de tu cabeza y cara con cualquier objeto contundente en caso de caída, además absorbe el impacto de los golpes, reduce la aceleración que produce el movimiento brusco del cráneo y hace que, en caso de golpe, el impacto se distribuya en toda la cabeza y no se quede en un solo punto, lo que podría ser mortal.

Ya sabes lo indispensable que es el uso del caso, incluso en trayectos cortos, pero, ¿realmente lo estás usando bien? Aquí puedes comprobarlo:

 

El casco va es en la cabeza

Primero lo primero… ¡El casco va en la cabeza! Suena obvio, pero parece que algunos motociclistas lo olvidan a veces. ¿Cuántas veces has hecho trayectos cortos con el casco en la mano? ¿Cuántas veces te has levantado el casco como si fuera una visera? Esta es una mala práctica, incluso cuando la moto está detenida, lo bueno es que después de leer esto, seguramente vas a usar el casco bien en todas las ocasiones.

 

La talla de tu casco es muy importante

Tener un casco que luzca bien refleja tu personalidad, sin embargo, no debes descuidar la talla bajo ninguna circunstancia. Fíjate que no te quede ni muy apretado ni muy suelto. ¿Cómo? Cuando te pruebes el casco, fíjate muy bien en que no te produzca ningún tipo de dolor, de ser así, debes cambiarlo por una talla más. Si, por el contrario, cuando tienes el casco puesto intentas girarlo con la cabeza mirando hacia una sola dirección y este se mueve sin problema, debes buscar una talla más pequeña.

Además, puedes medir tu cabeza para saber cuál es la talla recomendada para ti. Es muy sencillo, solo debes poner una cinta métrica alrededor de tu cabeza, por encima de las orejas. Según los centímetros, puedes seleccionar la talla con base en esta tabla:

 

Medida de cabeza en cm Talla Equivalente
52-53 52 XXS
53-54 54 XS
55-56 56 S
57-58 58 M
59-60 60 L
61-62 62 XL
63-64 64 XXL

Ajústalo bien

Está bien que lleves tu casco a todas partes, solo recuerda que debes tenerlo bien abrochado siempre. Esto es muy importante, así en caso de impacto, el casco no se saldrá de tu cabeza. Además, ten en cuenta que si tienes un casco abatible, cuando vayas a una velocidad considerable debes bajar la parte articulada, para que quede como un casco integral y tengas mayor protección. También, recuerda que siempre que estás conduciendo debes bajar la visera para evitar que a tus ojos lleguen insectos, objetos sueltos o incluso el viento, que puede dificultar la vista.

 

El color no es solo asunto de estética

Aunque no lo creas, el color del casco también influye en la seguridad. Lo más recomendable para ser visto y evitar incidentes viales es usar colores llamativos, que puedan reconocerse a distancia. Según datos de la Policía de Tránsito, cuando un motociclista utiliza un casco con colores vivos tiene menos del 37% de posibilidad de tener una situación vial. Además, está comprobado que un motociclista con un casco de colores apagados puede verse a 25 metros, mientras que uno con un casco de colores brillantes puede verse a 49 metros. Entonces sí, puedes comprarte ese casco verde con manchas naranja que estabas dudando tener, es por tu seguridad.