El casco SHARK y su trayectoria como líder mundial

La marca SHARK, a través de tu trayectoria se ha consolidado como  la empresa líder en todo el sector de accesorios específicamente a lo que a cascos se refiere. Esto gracias a que el casco SHARK sólo fabrica productos con una sólida capacidad de innovación al servicio del rendimiento y de la seguridad del motociclista.

Como si fuera poco, el casco SHARK  cuenta con los  requisitos de normas técnicas para todo tipo de motociclistas: Alta competencia, offroad y  urbano.

Aunque cuentan con una distribución a nivel global tienen su sede en Francia, es allí donde la empresa innova con nuevos modelos cada nuevo año, dejando en alto que cada casco SHARK le brinda la seguridad y le permiten un total disfrute y libertad al motociclista a la hora de salir a rodar.

Una demostración de sus esfuerzos constantes por innovar en sus productos es la consolidación del SHARP test, convirtiéndose en un polo de investigación que se encuentra instalado en la sede en Francia contando con la última generación en términos de tecnología y equipamientos.

Este es un laboratorio  encargado de entregar el nivel de puntuación en cuanto a medidas de seguridad para las diferentes marcas de cascos en el mundo mediante estrellas, siendo 5 estrellas la máxima calificación para un casco considerado seguro bajo las mediciones hechas en el laboratorio.

Todos los cascos SHARK probados en el programa de seguridad SHARP recibieron cuatro estrellas de puntuación, a excepción nuestro tope de gama Race-R PRO y el EvoLine series3 que recibió cinco.

Este programa de investigación y desarrollo les permite mejorar rendimiento de su casco SHARK, ya que antes de salir al mercado cuentan con diferentes pruebas como lo son:

  • El FEA (pruebas de choque numéricas) se realiza durante el diseño de cada nuevo producto para simular las pruebas de choque.
  • El CFD (Computational Fluid Dynamics) permite una optimización numérica de la parte aerodinámica y la penetración en el aire del casco.

El usuario final es el principal motor del desarrollo del casco SHARK, este  crean sus modelos basándose en el principio «Reverse Engineering»: diseño totalmente a partir de la cabeza del usuario; el casco se construye alrededor a medida, y progresivamente se va añadiendo cada función.

Para que cada línea, cada curva y cada función tengan una utilidad. Así pues, el producto se piensa teniendo siempre en mente al usuario final como directriz, y esto con el fin de sobrepasar siempre las normas más exigentes y anticipar las necesidades de los motoristas.

Para conseguirlo, SHARK se basa en su experiencia en las carreras y en el feedback de los usuarios más especializados en cada categoría.