Dos métodos para calcular la distancia de frenado en tu motocicleta que te ayudan a viajar más seguro

Si en algún momento has consultado la distancia de frenado segura o has socializado el tema con tus amigos, es muy probable que te hayas topado con algunas fórmulas matemáticas complejas y medidas muy exactas que no podrás calcular mentalmente sin perder la concentración en la vía.

“¿Medidas de distancia? ¿De tiempo? ¡Soy motociclista, no físico!”. Sería lo primero que te vendría a la mente y con justa razón. Sabemos que al conducir llevas puesta la atención en muchas variables. Por eso te traemos dos métodos simples para calcular las distancias de frenado en tu motocicleta y moverte más seguro en la vía.

  1. El método de los dos segundos

Esta técnica es la más recomendada porque, más allá de tener en cuenta la distancia respecto al vehículo delantero, se enfoca en el tiempo de reacción.

Consiste en tomar un referente en la vía (bien sea un poste de luz, una señal o cualquier objeto inmóvil próximo en el camino) y contar el equivalente a dos segundos a partir del paso del vehículo delantero. Si cruzaste el referente antes de finalizar el conteo, es porque estás muy cerca al vehículo, así que toma distancia y cuenta de nuevo.

Si te encuentras en condiciones adversas, como el asfalto mojado o sucio, es recomendable contar el equivalente a 3 segundos como mínimo.

  1. La referencia segura, otra alternativa

Si eres más ágil para los cálculos, este método te ofrece mayor área de seguridad y tiempo de reacción. Consiste en dividir a la mitad la cifra de velocidad a la que conduces y el resultado es la distancia, en metros, que debes conservar. Si conduces a 60 Km/h, te dará una distancia de 30 metros de espaciamiento respecto al vehículo delantero. Es una distancia mayor respecto al método de los segundos, pero en temas de seguridad no se deben escatimar las precauciones.

Recuerda que además de conservar la distancia recomendada debes acatar las siguientes recomendaciones, para que tengas tiempo de maniobrar cuando se presentan imprevistos.

  • Revisar periódicamente el surcado de las llantas y la efectividad del sistema de frenado.
  • Las condiciones adversas, como la lluvia o la suciedad en el asfalto hacen que debas conservar mayor distancia con los vehículos próximos a ti.
  • Tener en cuenta el cupo del vehículo. Si vas con acompañante aumenta el peso y el tiempo que necesitas para reaccionar.
  • Conservar una distancia lateral óptima por si surge algún cambio de dirección inesperado.
  • Tener en cuenta la distancia del vehículo posterior por si debes frenar radicalmente.
  • Acatar las velocidades máximas recomendadas según la zona donde transite.

Lo que dice la autoridad al respecto

El Código Nacional de Tránsito se refiere a este aspecto en el artículo 108 y define unas distancias que comprenden desde la parte posterior del vehículo delantero hasta la parte anterior del vehículo trasero:

  • Para velocidades de hasta 30 Km/h, se debe conservar una distancia de 10 metros.
  • Para velocidades entre 30 Km/h y 60 Km/h, una distancia de 20 metros.
  • Para velocidades entre 60 Km/h y 80 Km/h, una distancia de 25 metros.
  • Para velocidades mayores a 80 Km/h, la distancia mínima es de 30 metros.

Ahora que sabes las distancias de frenado y las técnicas tradicionales para intuirla, reconócelas en tu día a día y viaja más seguro.