Utilizar el celular en la vía

Utilizar el celular en la vía

Utilizas todos los implementos de seguridad (chaqueta, guantes, botas, casco), haces una revisión básica de tu motocicleta (luces, presión en las llantas, pito, frenos…) y te dispones para salir a la calle. Mientras

ruedas por la ciudad, respetas los semáforos, utilizas las direccionales y marcas el pare, pero de repente, vibra tu celular en el bolsillo y lo sacas para revisarlo, sin ser consciente de todo lo que podría ocurrir en los pocos segundos que esto te toma.

Sin importar qué tan respetuoso seas con las señales de tránsito o tu nivel de experiencia manejando motocicleta, utilizar el celular con el vehículo en movimiento es una de las decisiones más peligrosas que puedes tomar cuando te desplazas en moto. Está incluso al mismo nivel de consumir bajo los efectos del alcohol, pues tus sentidos no están funcionando al 100% y tus niveles de concentración en la vía se reducen considerablemente. Según la Organización Mundial de la Salud, usar el celular mientras se conduce aumenta 4 veces el riesgo de accidentalidad del conductor. Por otra parte, la Dirección General de Tráfico española, realizó un estudio en el que constataron que “tras un minuto y medio de hablar por el móvil –incluso con manos libres–, el conductor no percibe el 40% de las señales, su velocidad media baja un 12%, el ritmo cardiaco se acelera bruscamente durante el tono de la llamada y se tarda más en reaccionar”.

 

Pero esto no representa un peligro únicamente para quien conduce, sino para todos los demás actores de la vía que se encuentran alrededor (peatones, demás conductores, animales en la vía…).

Por eso, desde Auteco Social, te invitamos a pensar antes de utilizar tu celular en la vía: “¿es realmente importante la notificación que acabo de recibir o puede esperar?” Si estás esperando una llamada importante y no puede esperar, busca un lugar donde puedas detenerte (no, los semáforos en rojo no cuentan) y atiende la llamada. De lo contrario, mantén la concentración en la vía y espera a llegar a tu destino, no hay ningún mensaje por el que valga la pena arriesgar tu vida y la de los demás.